Cinco motivos por los que puedes tener problemas con tu seguro

shutterstock_1395298508

Cuando contratamos un seguro de hogar, coche o accidentes buscamos sentirnos protegidos ante cualquier imprevisto que nos pueda surgir. Sin embargo, es posible que alguna vez hayas tenido algún desencuentro con tu aseguradora, o bien conozcas a alguien que los haya sufrido. Vamos a partir de que siempre actuamos de buena fe y la reclamación es legítima, ya que de no ser así podríamos hablar de un posible delito.

Desde CosmoBrok hacemos todo lo posible para que estos problemas no sucedan, garantizando a nuestros clientes la máxima tranquilidad y seguridad.  Pero si todavía no trabajas con nosotros, también te queremos ayudar por lo que hoy vamos a indicarte los cinco principales motivos por los que puedes tener problemas con tu seguro.

 

Principales problemas que puedes tener con tu seguro

Estos son los imprevistos más comunes que puedes encontrar:

  1. Tienes una cobertura insuficiente.
  2. Los datos que has facilitado contenían errores y/u omisiones.
  3. Los bienes están infravalorados.
  4. Los bienes están sobrevalorados.
  5. Has tenido un siniestro importante con tu coche.

A continuación, vamos a explicar cada uno de ellos.

 

Tienes una cobertura insuficiente

En algunas ocasiones, nos preocupamos más de lo que cuesta la póliza que de lo que estamos asegurando. Cuando sucede esto, te pueden pasar problemas como los siguientes:

  • La rotura de una tubería en el baño por la que solo te cambian los azulejos afectados, que además son distintos a los demás.
  • Una sobrecarga eléctrica que estropea la TV que te costó 1.000€ hace dos años y por la que ahora solo te dan 300€.
  • El servicio de grúa sólo acerca tu coche al taller más cercano cuando ha sufrido una avería durantes tus vacaciones.

Todas estas situaciones generan mucha impotencia y enfado, por lo que la única manera de no verse afectado es que estés bien informado y sepas en todo momento que estás firmando.

 

Los datos que has facilitado contenían errores y/u omisiones

Este tipo de errores suceden cuando, por desconocimiento o despiste, omites cosas que tienen más importancia de la que parece.

Los más comunes son:

  • Has contratado un seguro de baja por enfermedad y se te olvidó declarar una lesión u operación de hace diez años. No te acordaste o no le has dado importancia, pero como consecuencia de ello, no te cubren una determinada baja.
  • Has asegurado el coche a todo riesgo, pero no has mencionado los equipamientos que realizaste posteriormente a la compra. Al no incluirlos en la póliza como extras, en caso de robo la aseguradora no se hace responsable de los gastos. 

Los bienes están infravalorados

Se trata de una situación que sucede con mucha frecuencia y genera multitud de conflictos. El problema radica en que en determinadas situaciones y para que el seguro del hogar tenga un precio más barato, se asegura un contenido muy inferior al real. Vamos a explicarlo con un ejemplo:

Todo lo que tienes dentro de tu casa tiene un valor 50.000€ y lo aseguras por 15.000€. De repente, se inunda tu casa y todo queda inservible. Al realizar el peritaje y ver que estás infravalorando el capital, no te van a pagar los 50.000€ porque no lo tenías asegurado, pero tampoco los 15.000€ porque estabas infravalorando; sólo cobrarás 4.500€. Es lo que se conoce como regla de la proporcionalidad.

Los bienes están sobrevalorados

Se trata de la situación opuesta a la anterior, y consiste en valorar por encima el capital de tu vivienda. En caso de que ocurra algún siniestro, solo te pagan el valor real de las cosas. En consecuencia, has estado pagando una póliza más alta de lo que debías y, por tanto, perdiendo dinero.

Si la aseguradora es la culpable de que estuvieses sobrevalorando, podrás reclamar lo pagado de más en tu póliza. Pero si por el contrario has sido tú el que quiso sobrevalorar, no te devolverán el dinero. 

Has tenido un siniestro importante con tu coche

En algunas ocasiones puede suceder que tengas un siniestro con tu coche, que la culpa sea del otro conductor y que tengas problemas con tu compañía. 

Estos problemas se producen debido a los convenios que tienen las compañías entre ellas para agilizar este tipo de siniestros y que, en contadas ocasiones, perjudican a los usuarios (como en todo, también depende de cada aseguradora: no todas son iguales).

El caso más común y que genera más conflictos es el siguiente: tu coche tiene muchos años pero está en perfecto estado. Otro conductor choca contra ti y lo daña seriamente.

Por el convenio que tienen las aseguradoras, se establece que por daños materiales todos los siniestros valen lo mismo; aproximadamente 800€. Todo lo que suba de esa cantidad lo paga tu aseguradora y en caso de que el importe de la reparación sea menor, se lo queda. En consecuencia, tus intereses y los de la aseguradora están enfrentados. 

Te puedes encontrar que el valor real de tu coche son 3.000€ y que la reparación cuesta 7.000€. Algunas aseguradoras pueden tratar de liquidar el asunto con 3.000€ y enviar el coche al desguace, por lo que el cliente se ve gravemente perjudicado.

Conclusiones

Llegados a este punto seguro que te estás preguntando, ¿cómo puedo estar seguro de lo que contato? La respuesta es más fácil de lo que parece: busca una correduría de seguros de confianza y contrastada en el sector como CosmoBrok. 

Trabajamos con múltiples compañías para encontrar la opción que mejor se adapte a tus necesidades, contando con asesoramiento personalizado en el que estudiaremos tu caso como único. 

Si lo que quieres es tener cero problemas y alguien que defienda tus intereses en cualquier situación, contacta con nosotros. CosmoBrok es tu correduría de seguros.